Sylvia Plath

Resulta que el gas de cocina ya no es lo mismo que antes. Según lo que leí ahora es etano, metano o gas natural. No sé. Aunque me suenan esos nombres no tengo ni una puta idea de sus propiedades, la verdad nunca puse atención en química de primero de prepa. 
Les traigo esta información después de medio leer unos cuantos artículos en internet. O sea que si meto mi cabeza al horno lo más probable es que los vecinos huelan el gas y los bomberos lleguen por mi. Una situación muy embarazosa. Yo solo estaría como la cucaracha que hoy traté de matar rocíandola de aromatizante de ambiente, y en el periódico mi historia: "Una pendeja no sabe nada de química y mete la cabeza al horno". 
Que difícil es ser dramática hoy en día. Supongo que ha de ser más fácil seguir viviendo o algo así. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Madrigueras 3000

Cartas vol. 6

Chiquititito.